jueves, febrero 28, 2008

Resonando la improvisación

Con la ayuda del estudio de imágenes conocido como Resonancia Magnética Funcional la gente del NIDCD y unos músicos de Jazz colaboradores nos muestran que cuando el cerebro improvisa hay zonas del cerebro que se "apagan" y otras que se "encienden".
Para ubicarnos: el cambio entre memorización e improvisación ocurre en una zona del cerebro llamada corteza prefrontal, una región del lóbulo frontal del cerebro que nos ayuda a pensar, resolver problemas y de paso nos da conciencia de nosotros mismos. Justamente la gran porción encargada de vigilar nuestro propio performance (la corteza prefrontal dorsolateral) se apaga cuando se improvisa mientras que la zona más pequeña en la parte más frontal y central del cerebro (corteza prefrontal medial) es la que sube en actividad. Esta última región es la que está envuelta en los procesos creativos, según los expertos es como cuando uno piensa mucho un tiro cuando juega baloncesto y por cavilar tanto puede caer fuera de zona o hacer mal la jugada. Dicen que al inhibir el cerebro algunas zonas de automonitoreo el resultado es un libre flujo de ideas o acciones, como cuando uno sueña.
Curioso saber que paralelamente a lo anterior hay un incremento de actividad neural en las zonas de los sentidos: tacto, visión, audición. Como si todos se pusieran alertas en el proceso creativo por todos lados independientemente de los estímulos recibidos.
En resumen cuando somos creativos el cerebro se revuelve por muchos lados. ¡A ejercitar cerebro se ha dicho!

11 comentarios:

  1. Claro que resonarías en un rEsonador magnético, tal vez no haciendo música jazz como los grandes, pero cada vez que nuestros pensamientos salen de la rutina y dan esos "giros" inesperados de hecho resonamos y encendemos varias partes de nuestros 'workaholics' lóbulos.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Ay Dino! Hay posts como éste que sí entiendo, y otros como el anterior para los que necesito un "Dinccionario", jaja.

    Pero es super interesante, no?

    ResponderEliminar
  3. tengo que postear algo como en mis inicios... me mantenía la mente feliz :D

    y también seguiré con mi nuevo proyecto (no es un blog) que cuando esté más maduro lo presentaré como mío :D

    ResponderEliminar
  4. el chepis 'japi' con el post xD

    ResponderEliminar




  5. JAjjajajajaaj

    Pienso igual que el Chepis!!!


    ResponderEliminar
  6. Yani:
    Al menos sonamos!

    Chepis:
    Si, en verdad que sí.
    Antes me pedían Piedra de Rossetta.

    Jocho:
    vuelve a tus raíces!
    Espero la primicia entonces

    Reivajss:
    sí, no?

    Truly:
    jajaja
    tú también?
    jajaja

    ResponderEliminar
  7. Yo una vez ví de cerca, desde otra estancia acristalada, como le metían a un conocido mío en uno de esos tubos y pensé:

    -¡Madre mía! ¡Debe de ser horrible estar ahí dentro!

    En verdad ¿Cómo será? Aunque algo me dice que debe ser horrible. No sé cómo me sentiría ahí dentro.

    Se dice que el cerebro es un misterio, que siempre tiene algo para descubrirse ( al menos, por ahora).

    Un saludito, super Dino.

    ResponderEliminar
  8. El cerebro no deja de ser complejo, entre más vivimos, más descrubrimientos se hacen a ese nivel.

    Te abrazo con afecto!

    ResponderEliminar
  9. Esther:
    Para claustrofóbicos quizá sea incómodo pero si ves los hipervínculos notarás que el procedimiento no es nada del otro mundo.

    Lully:
    eso es lo bueno! siempre hay más!

    ResponderEliminar
  10. Yo quisiera que me "resuenen" mientras toco piano o dibujo.. porque, cuando lo hago, siento como que veo a Dios. Me pregunto que pasara dentro de mi cabecita.

    ResponderEliminar
  11. Ah, no necesite t raductor, pero si leer un poco mas lento :P

    ResponderEliminar

¡Comenta ya!
Send your Owler or Howler!

***
Si no quieres responder con tu cuenta google o wordpress o etc, puedes escoger poner tu nombre con la opción Nombre/URL.