domingo, marzo 28, 2021

El Vuelo de Pelagornis

Reconstrucción  de Pelagornis - Foto de Martín Chávez
Los Pelagornithidae fueron aves marinas planeadoras gigantes que habitaron desde el Paleoceno tardío hasta el Plioceno. Todo un éxito. A propósito de ellas salió este año la publicación de Iván Meza del MUSM que estudió la capacidad de vuelo de Pelagornis chilensis, una especie de esa familia encontrada también en nuestra Formación Pisco. Con la ayuda de la matemática y la física demostró que diferentes tipos de velocidades del ave extinta son significativamente mayores a las de Thalassarche chrysostoma, el albatros de cabeza gris, el gran ave marina actual que más se asemeja morfológicamente al ave extinta. En terminos técnicos determinó que la potencia parásita, la potencia inducida, la fuerza muscular y el número de Reynolds de P. chilensis son significativamente mayores que las de T. chrysostoma.
Estaba el problema del vuelo de un ave tan grande, cuyo tamaño les habría ocasionado un gran estrés óseo de aleteo. Sin embargo, las simulaciones referidas en el artículo muestran que esa tensión ósea se supera a una presión atmosférica de 1,3 bar (presión atmosférica actual, 1 bar), lo que implicaría un clima diferente al presente, consistente con datos sobre las temperaturas globales promedio más cálidas para el Mioceno. 
Reconstrucción en Museo Paleontológico de Caldera en Atacama
Las aves muy grandes, como Pelagornis, por el costo energético, se ven obligadas a volar a niveles inferiores y a una velocidad menos eficiente. Estas aves tienen mayores demandas energéticas que las pequeñas, porque la potencia disponible de sus músculos se incrementa menos con la masa corporal que la potencia requerida para el vuelo. Por eso, las aves grandes tienen alas alargadas (albatros, Pelagornis) o de gran área (superficie de sustentación), como los buitres, que les permiten ganar altura utilizando las corrientes de aire ascendente y planear grandes distancias a un costo mucho menor que el aleteo. La envergadura de un ave marina puede llegar a cinco veces la longitud del cuerpo y las alas tienen una mayor eficiencia aerodinámica, lo que les permite un planeo con elevación aprovechando los vientos marinos. Con todo esto Pelagornis podría haber recorrido distancias mayores que muchas aves actuales y cubrir así más puntos de alimentación. Quizá por todo esto dominaron los aires de los mares por tantos millones de años.
Fuente:
Meza-Vélez, I. 2020. Reconstrucción alométrica de la capacidad de vuelo de Pelagornis chilensis Mayr & Rubilar-Rogers, 2010 (Aves: Pelagornithidae). [Allometric reconstruction of the flight capacity of Pelagornis chilensis Mayr & Rubilar-Rogers, 2010 (Aves: Pelagornithidae)]. Spanish Journal of Palaeontology, 35 (2), 229-250.

miércoles, marzo 03, 2021

Kogia danomurai, otro enanito interesante

Los mares más cálidos del Mioceno del sur peruano traen cada vez que se las mira nuevas sorpresas...
Jaime Bran - Kogia & Scaphokogia
Sí, ahí es donde las aguas del Pacífico albergaban al personaje de hoy...
A inicios de febrero se dio a conocer el interesante fósil de Kogia danomurai, un cachalote enanito de hace 5.8 millones de años que es la especie más antigua de su género, a raíz del hallazgo de un cráneo aislado proveniente del área de Sacaco, en el norte de Arequipa (Formación Pisco), sur peruano. 
En los Kogia en general su nariz rara deja una serie de compartimentos en el cráneo donde se alojan órganos emisores de sonidos, incluso de alta frecuencia. Lo cual es útil para ecolocación. Este animal del Mioceno ya mostraba los inicios esa compartimentalización, por lo que su nariz era similar aunque más pequeña que la de los Kogia de la actualidad. 
Este animal convivió con otros cachalotes enanos ya conocidos como el "cara de ladrillo" Scaphokogia. Algo interesante es que estos animales marcan un momento de cambios para el mar peruano en el que aun coexistían formas ancestrales con los antiguos representantes de linajes de la actualidad. Se sugiere que esto es porque el ecosistema originalmente más cálido comenzó a asemejarse al de la actualidad.
Fuente:
Aldo Benites‐Palomino, Jorge Vélez‐Juarbe, Alberto Collareta, Diana Ochoa, Ali Altamirano, Matthieu Carré, Manuel J. Laime, Mario Urbina, Rodolfo Salas‐Gismondi. Nasal compartmentalization in Kogiidae (Cetacea, Physeteroidea): insights from a new late Miocene dwarf sperm whale from the Pisco Formation. Papers in Palaeontology, 2021, pp. 1–18

viernes, febrero 12, 2021

Despedidas

A veces cuando se está en el frente las progresivas desconexiones involuntarias con quienes uno quiere o ha estimado a lo largo de los años suelen ser frecuentes. Siempre parece venir una cosa tras otra. En medio de todo eso; sin embargo, no dejan de pesar más las noticias de pérdidas como las del Gran Maestro Y. El viejo Maestro de aparente semblante duro que en tiempos de Padawan a más de uno generara sobresaltos pero que al final quedara como mentor, amigo y maestro hasta el final en todo el sentido de la expresión, tantas generaciones fuimos afortunadas de aprender con él. Me conmovió saber que en sus últimos pensamientos estaban también sus alumnos a los que tanto dedicó. Hay pérdidas que sin ser sangre pesan tanto como una. 
Y ahora está la pérdida del tío Indy. Triste sentir que hay cosas más allá del alcance de lo que uno siempre va a poder hacer. Nunca olvidaré sus regresos de aventuras por sitios alucinantes plagados de historias, muchas veces junto con sus exóticas mascotas que en algunas ocasiones parecían sacadas del Monstruoso Libro de los Monstruos. Y ni que decir cuando llegaba su maletín con hechizo de extensión mágica, jajaja más de una vez nos toco correr por toda la casa persiguiendo a los bichos que se escapaban del mismo mientras alguna de las tías mayores pegaba el grito jajaja. Menuda tarea atrapar a los engendros esos.
... Qué memorias

martes, enero 26, 2021

Bruma

Mi general y su mano derecha cayeron en esta guerra, así que esta vez no me toca ser solo Comandante a cargo sino hacer y deshacer todo con toda la responsabilidad encima. ¡Y cuántos escenarios estarán igual ... o peor a estas alturas de la guerra a lo largo de la galaxia! La neblina que a veces cubre aun las islas parece hacer el escenario lúgubre preciso para la escena.
Lo peor no sé si es ver a quien se desea ayudar disparándose a los pies o ver que en muchas partes de la galaxia para enfrentar la guerra en lugar de Speederbikes, cañones iónicos y cruceros estelares se tengan Porgs, hondas ... y lo que haya.

martes, enero 05, 2021

El nado de Inkayacu

Mapa adaptado de Carina Hoorn et al. Science 330 (6006), 927-931. 2010
36 millones de años atrás, cuando las costas del mar peruano del Eoceno estaban más tierra adentro, el  gran pingüino Inkayacu de pecho pardo nadaba por los mares de lo que hoy es el desierto de la costa central peruana. 
Según la reciente publicación de Iván Meza del MUSM, con ayuda de sus conocimientos en Biofísica, pudo determinar que la velocidad de nado de este pingüino gigante era semejante a la del pingüino Emperador actual, aunque Inkayacu tenía fases de deslizamiento más largas y de mayor duración que las del otro pingüino debido a que su masa es casi el doble que la del ave actual, Asimismo se aprecia que el cráneo de Inkayacu es largo y estilizado, más aerodinámico que el cráneo del pingüino Emperador, lo que sugeriría mayor velocidad. 
Bueno ver que cada vez conocemos mejor a nuestra fauna fósil.
Fuente:
Meza-Vélez, I. 2020. Capacidad de nado del pingüino fósil Inkayacu paracasensis Clarke, 2010 (Aves: Spheniscidae) con la tasa metabólica basal o estándar. [Swimming capacity of the fossil penguin Inkayacu paracasensis Clarke, 2010 (Aves: Spheniscidae) with the basal or standard metabolic rate]. Spanish Journal of Palaeontology, 35 (2), 185-196.

jueves, diciembre 31, 2020

Esperanza

Otro ciclo se va cerrando y las cosas aun están complicadas. Muchos territorios en el frente tienen gente que decidió que la guerra no llegaría a ellos y no se preparó adecuadamente, también ha habido quienes no creían que de verdad había guerra hasta que se les vino encima, o los que minimizaron la magnitud del conflicto sobre sí mismos, y no faltan los que como siempre buscan aprovechar de la desgracia ni tan ajena para lucrar a expensas de la guerra ... ya sea vendiendo ilusiones como soluciones de eterna espera. ¡Hasta cuando! 

Espero haya menos espectáculos solo pan y circo para afrontar el impacto de lo que aun está por venir y se logre al fin poner en jaque a esta guerra que no deja de causar tanto mal.

Y que en verdad podamos decir feliz año dentro de 365 días.

domingo, diciembre 06, 2020

El Acuario Cretácico de Paita, Perú

A raíz de una tesis de pregrado del 2003 se dieron a conocer los restos de un plesiosaurio y un mosasaurio en Paita, en el noroeste peruano datados en el Maastrichtiense, los finales del Cretácico. Estos animales representaron el primer registro de reptiles marinos mesozoicos en la costa norperuana y la primera asociación en una misma localidad peruana de estos saurios. A inicios del año 2018, un equipo del Instituto de Paleontología de la Universidad Nacional de Piura volvió a ubicar el sitio exacto de procedencia de la mandíbula y del basioccipital encontrados hace 17 años, localidad que felizmente resultó ser muy fosilífera. Primeras colectas de superficie permitieron confirmar la asociación de un Elasmosauridae y de un Mosasauridae cuyas vértebras son abundantes en el área. Pero al parecer por lo menos una vértebra encontrada perteneció a un cocodrilo también. Por otro lado, un hueso palatino portador de un largo diente resultó atribuible al enorme pez Enchodus. Asimismo numerosos dientes de tiburones, la mayoría atribuidos al género Squalicorax, y otros, completan esta fauna local. La relativa abundancia de madera fosilizada junto con la interpretación sedimentológica como areniscas de plataforma proximal y playa sugieren un ambiente marino-litoral en lo que hoy es desierto.

Fuente: Martínez et al. Vertebrados maastrichtienses de Paita (Perú): primer registro de reptiles marinos mesozoicos en la costa norperuana. Congreso Latinoamericano de Paleontología de Vertebrados. Memorias VI Congreso. Colombia. 2018.