domingo, mayo 06, 2018

Inticetus vertizi y los acertijos del pasado

Arte de HodariNundu en DeviantArt
A diferencia de los actuales odontocetos o ballenas dentadas que tienen sus dientes iguales y no especializados, en la antigüedad los odontocetos primitivos tenían dientes diferentes y especializados. Habiendo montones de formas dispares, uno de aquellos odontocetos primitivos era Inticetus vertizi, bautizado así en honor al artista Álvaro Suárez Vertiz, y que fuera encontrado en Roca Negra, estratos de la Formación Chilcatay (Cuenca del Pisco, Perú).
Ubicarlo en el árbol familiar de los cetáceos ha estado complicado por sus características que lo ubican en 2 ramas diferentes y llevó a pensar en darle su propia Familia, en todo caso es una forma basal entre los odontocetos ... que ha servido para recordarles a los científicos que no todo es lo que parece.
Su largo y robusto rostro sugirió a los que le estudiaron que se alimentaba por succión en el mar peruano del Mioceno Inferior (Burdigaliense, 18,8-18,0 Ma).
Este animalito fue encontrado con raspones de tiburones y algunos dientes de escualos por ahí... para recordarnos que los fósiles no son solo retratos estáticos del pasado sino también nos ofrecen la oportunidad de recrear un entorno de una época que ya se fue.
Fuente: Olivier Lambert, Christian de Muizon, Elisa Malinverno, Claudio Di Celma, Mario Urbina & Giovanni Bianucci (2017): A new odontocete (toothed cetacean) from the Early Miocene of Peru expands the morphological disparity of extinct heterodont dolphins, Journal of Systematic Palaeontology, DOI: 10.1080/14772019.2017.1359689

martes, abril 24, 2018

Días memorables

 Ayer fue el día del libro y anteayer el día de la Tierra....
... pasaron las fechas y .... ahora? ¡Qué bueno sería si hubieran políticas de estado más fuertes que ayudaran a hacer cosas más concretas y con mejor base para apoyar en esos campos! Sé que los granos de arena cuentan pero a veces falta más que buenas intenciones, sobretodo si los que van en contra tienen malos intereses de peso. Espero que al menos hayan leído algo y contaminado menos.

domingo, abril 08, 2018

Han Solo: una historia de Star Wars, de Lucasfilm – Tráiler

El nuevo trailer de la película de Han Solo me ha gustado, mis expectativas en torno a la película han estado bastante fluctuantes pero lo mostrado me parece que promete. Ver al Halcón Milenario nuevo, brillante y algo diferente escapársele al Imperio me gusta. Esa secuencia  me parece será muy interesante.
Algo que también me pareció interesante fue ver aparentemente a Malla, la esposa de Chewbacca en el Star Wars Holiday Special, en un película regular de Star Wars. Me pregunto si veremos también algo de Itchy y porqué no de Lumpy.
La nueva droide así a priori me gusta como personaje, a ver cómo quedan en el resultado final ella y los demás. Ya falta poco en todo caso para saberlo.

jueves, marzo 29, 2018

Astronomizando

Siempre me gustó alzar la vista al cielo, mi mamá solía mirar las estrellas en el cielo nocturno desde que tengo uso de razón, claro, cuando el cielo caprichoso de la Ciudad de los Reyes lo permitiera. Muchos de estos gustos son influenciados positivamente por lo que uno ve de chico. Por eso propuestas como las de los organizadores del Día Internacional de la Astronomía me gustaron mucho,  me refiero al acercar el conocimiento a la gente de a pie, a aquellos que de otro modo muy probablemente no pisaría un observatorio o laboratorio.
Telescopios para todo mundo, charlas científicas en lenguaje sencillo pero sin subestimar la capacidad de entendimiento de la audiencia, envolventes proyecciones audiovisuales son formar de ganar la atención muy adecuadas, sobretodo cuando se desea dejar semillas para los niños. Ver ilusión y contento en los niños de un padre de familia que se ha ganado inesperadamente un telescopio para si mismo son cosas muy bonitas de ver. Cosas así también estimulan el autoaprendizaje y de paso el conocer y querer mejor nuestro universo. Por otro lado, el saber que en el propio país de uno ya se han hecho muchas cosas para conocer mejor nuestro entorno son refuerzos positivos muy buenos en ese sentido.
Gracias a la astronomía por ayudarnos a conocer tantas bellezas más allá de lo que nuestros ojos nos permiten ver.
Por cierto, recomiendo la app Mapa Estelar disponible para Android/Iphone ... y estos mapas del cielo

lunes, marzo 26, 2018

Día Internacional de Leer a Tolkien

Como cada 25 de marzo se celebra el día de leer a Tolkien, y esta vez comparto un fragmento de EL HOBBIT que me gustó mucho:
Al cabo de un rato llegaron a un terreno de robles altos y muy viejos, y luego a un crecido seto de espinos, que no dejaba ver nada, ni era posible atravesar. 
—Es mejor que esperéis aquí —dijo el mago a los enanos—, y cuando grite o silbe, seguidme, pues ya veréis el camino que tomo, pero venid sólo en parejas, tenedlo en cuenta, unos cinco minutos entre cada pareja. Bombur es mas grueso y valdrá por dos mejor que venga solo y último. ¡Vamos, señor Bolsón! Hay una cancela por aquí cerca en alguna parte. —Y con eso se fue caminando a lo largo del seto, llevando consigo al hobbit aterrorizado. 
Pronto llegaron a una cancela de madera, alta y ancha, y desde allí, a lo lejos, podían ver jardines y un grupo de edificios de madera, algunos con techo de paja y paredes de leños informes: graneros, establos y una casa grande y de techo bajo, todo de madera. Dentro, al fondo del gran seto, había hileras e hileras de colmenas con cubiertas acampanadas de paja. El ruido de las abejas gigantes que volaban de un lado a otro y pululaban dentro y fuera, colmaba el aire. 
El mago y el hobbit empujaron la cancela pesada y crujiente, y descendieron por un sendero ancho hacia la casa. Algunos caballos muy lustrosos y bien almohazados trotaban pradera arriba y los observaban con expresión inteligente; después fueron al galope hacia los edificios. 
—Han ido a comunicarle la llegada de forasteros —dijo Gandalf. 
Pronto entraron en un patio, tres de cuyas paredes estaban formadas por la casa de madera y las dos largas alas. En medio había un grueso tronco de roble, con muchas ramas desmochadas al lado. Cerca, de pie, los esperaba un hombre enorme de barba espesa y pelinegro, con brazos y piernas desnudos, de músculos abultados. Vestía una túnica de lana que le caía hasta las rodillas, y se apoyaba en una gran hacha. Los caballos pegaban los morros al hombro del gigante. 
—¡Uf! ¡Aquí están! —dijo a los caballos—. No parecen peligrosos. ¡Podéis iros! — Rió con una risa atronadora, bajó el hacha, y se adelantó. —¿Quiénes sois y qué queréis? —preguntó malhumorado, de pie delante de ellos y encumbrándose por encima de Gandalf. En cuanto a Bilbo, bien podía haber trotado por entre las piernas del hombre sin necesitar agachar la cabeza para no rozar el borde de la túnica marrón. 
—Soy Gandalf —dijo el mago. 
—Nunca he oído hablar de él —gruñó el hombre—, Y ¿qué es este pequeñajo? — dijo, y se inclinó y miró al hobbit frunciendo las cejas negras y espesas. 
——Este es el señor Bolsón, un hobbit de buena familia y reputación impecable — dijo Gandalf. Bilbo hizo una reverencia. No tenía sombrero que quitarse y se sentía molesto pensando que le faltaban algunos botones— Yo soy un mago — continuó Gandalf— He oído hablar de ti, aunque tú no de mí; pero quizá algo sepas de mi buen primo Radagast que vive cerca de la frontera meridional del Bosque Negro.
—Sí; no es un mal hombre, tal como andan hoy los magos, creo. Solía verlo con bastante frecuencia —dijo Beorn— Bien, ahora sé quién eres, o quién dices que eres. ¿Qué deseas? 
—Para serte sincero, hemos perdido el equipaje y casi el camino, y necesitamos ayuda, o al menos consejo. Diría que hemos pasado un rato bastante malo con los trasgos, allá en las montañas. 
—¿Trasgos? —dijo el hombrón menos malhumorado— Ajá, ¿así que habéis tenido problemas con ellos? ¿Para qué os acercasteis a esos trasgos? 
—No pretendíamos hacerlo. Nos sorprendieron de noche en un paso por el que teníamos que cruzar. Estábamos saliendo de los territorios del Oeste, y llegando aquí.., es una larga historia. 
—Entonces será mejor que entréis y me contéis algo de eso, si no os lleva todo el día —dijo el hombre, volviéndose hacia una puerta oscura que daba al patio y al interior de la casa. 
Siguiéndolo, se encontraron en una sala espaciosa con una chimenea en el medio. Aunque era verano había troncos quemándose, y el humo se elevaba hasta las vigas ennegrecidas y salía a través de una abertura en el techo. Cruzaron esta sala mortecina, sólo iluminada por el fuego y el orificio de arriba, y entraron por Otra puerta más pequeña en una especie de veranda sostenida por unos postes de madera que eran simples troncos de árbol. Estaba orientada al sur, y todavía se sentía el calor y la luz del sol poniente que se deslizaba dentro y caía en destellos dorados sobre el jardín florecido, que llegaba al pie de los escalones. 
Allí se sentaron en bancos de madera mientras Gandalf comenzaba la historia. Bilbo balanceaba las piernas colgantes y contemplaba las flores del jardín, preguntándose qué nombres tendrían; nunca había visto antes ni la mitad de ellas. 
—Venía yo por las montañas con un amigo o dos... —dijo el mago. 
—¿O dos? Sólo puedo ver uno, y en verdad bastante pequeño —dijo Beorn. 
—Bien, para serte sincero, no quería molestarte con todos nosotros hasta averiguar si estabas ocupado. Haré una llamada, si me permites. 
—¡Vamos, llama! 
De modo que Gandalf dio un largo y penetrante silbido, y al momento aparecieron Thorin y Dori rodeando la casa por el sendero del jardín. Al llegar saludaron con una reverencia. 
—¡uno o tres querías decir, ya veo! —dijo Beorn—, pero estos no son hobbits, ¡son enanos! 
—¡Thorin Escudo de Roble a vuestro servicio! ¡Dori a vuestro servicio! —dijeron los dos enanos volviendo a hacer grandes reverencias. 
—No necesito vuestro servicio, gracias —dijo Beorn—, pero espero que vosotros necesitéis el mío. No soy muy aficionado a los enanos; pero si en verdad eres Thorin (hijo de Thrain, hijo de Thror, creo), y que tu compañero es respetable, yque sois enemigos de los trasgos y que no habéis venido a mis tierras con fines malvados... por cierto, ¿a qué habéis venido? 
—Están en camino para visitar la tierra de sus padres, allá al Este, cruzando el Bosque Negro —explico Gandalf—, y sólo por mero accidente nos encontramos aquí, en tus tierras. Atravesábamos el Desfiladero Alto que podría habernos llevado al camino del sur, cuando fuimos atacados por unos trasgos malvados... como estaba a punto de decirte. 
—¡Sigue contando entonces! —dijo Beorn, que nunca era muy cortés. 
—Hubo una terrible tormenta; los gigantes de piedra estaban fuera lanzando rocas, y al final del desfiladero nos refugiamos en una cueva, el hobbit, yo y varios de nuestros compañeros... 
—¿Llamas varios a dos? 
—Bien, no. En realidad había más de dos, 
—¿Dónde están? ¿Muertos, devorados, de vuelta en casa? 
—Bien, no. Parece que no vinieron todos cuando silbé. Tímidos, supongo. Ves, me temo que seamos demasiados para hacerte perder el tiempo. 
—Vamos, ¡silba otra vez! Parece que reuniré aquí todo un grupo, y uno o dos no hacen mucha diferencia — refunfuñó Beorn. 
Gandalf silbó de nuevo; pero Nori y Ori estaban allí antes de que hubiese dejado de llamar, porque, si lo recordáis, Gandalf les había dicho que viniesen por parejas de cinco en cinco minutos. 
—Hola —dijo Beorn—. Vinisteis muy rápidos. ¿Dónde estabais escondidos? Acercaos, muñecos de resorte. 
—Nori a vuestro servicio, Ori a... —empezaron a decir los enanos, pero Beorn los interrumpió. 
—¡Gracias! Cuando necesite vuestra ayuda, os la pediré. Sentaos, y sigamos con la historia o será hora de cenar antes que acabe. 
—Tan pronto como estuvimos dormidos —continuó Gandalf—, una grieta se abrió en el fondo de la caverna; unos trasgos saltaron y capturaron al hobbit, a los enanos y nuestra recua de poneys... 
—¿Recua de poneys? ¿Qué erais... un circo ambulante? ¿O transportabais montones de mercancías? ¿O siempre llamáis recua a seis? 
—¡Oh, no! En realidad había más de seis poneys, pues éramos más de seis... y bien ¡aquí hay dos más! 
—Justo en ese momento aparecieron Balin y Dwalin, y se inclinaron tanto que barrieron con las barbas el piso de piedra. El hombrón frunció el ceño al principio, pero los enanos se esforzaron en parecer terriblemente corteses, y siguieron moviendo la cabeza, inclinándose, haciendo reverencias y agitando los capuchones delante de las rodillas (al auténtico estilo enano) hasta que Beorn no pudo más y estalló en una risa sofocada: ¡parecían tan cómicos!
—Recua, era lo correcto —dijo— Una fabulosa recua de cómicos. Entrad mis alegres hombrecitos, ¿y cuáles son vuestros nombres? No necesito que me sirváis ahora mismo, sólo vuestros nombres. ¡Sentaos de una vez y dejad de menearos! 
—Balin y Dwalin —dijeron, no atreviéndose a mostrarse ofendidos, y se sentaron dejándose caer pesadamente al suelo, un tanto estupefactos. 
—¡Ahora continuemos! —dijo Beorn a Gandalf. 
—¿Dónde estaba? Ah sí... A mí no me atraparon, Maté un trasgo o dos con un relámpago... 
—¡Bien! —gruñó Beorn— De algo vale ser mago entonces. 
—..y me deslicé por la grieta antes que se cerrase. Seguí bajando hasta la sala principal, que estaba atestada de trasgos. El Gran Trasgo se encontraba allí con treinta o cuarenta guardias. Pensé para mí que aunque no estuviesen encadenados todos juntos, ¿qué podía hacer una docena contra toda una multitud? 
—¡Una docena! Nunca había oído que ocho es una docena. ¿O es que todavía tienes más muñecos de resorte que no han salido de sus cajas? 
—Bien, sí, me parece que hay una pareja más por aquí cerca... Fíli y Kili, creo — dijo Gandalf cuando estos aparecieron sonriendo y haciendo reverencias. 
—¡Es suficiente! —dijo Beorn— ¡Sentaos y estaos quietos! ¡Prosigue, Gandalf! 
Gandalf siguió con su historia, hasta que llegó a la pelea en la oscuridad, el descubrimiento de la puerta más baja y el pánico que sintieron todos al advertir que el señor Bilbo Bolsón no estaba con ellos. —Nos contamos y vimos que no había allí ningún hobbit. ¡Sólo quedábamos catorce! 
—¡Catorce! Esta es la primera vez que si a diez le quitas uno quedan catorce. Quieres decir nueve, o aún no me has dicho todos los nombres de tu grupo. 
—Bien, desde luego todavía no has visto a Óin y a Glóin. ¡Y mira! Aquí están. Espero que los perdonarás por molestarte. 
—¡Oh, deja que vengan todos! ¡Daos prisa! Acercaos vosotros dos y sentaos. Pero mira, Gandalf, aun ahora estáis sólo tú y los enanos y el hobbit que se había perdido. Eso suma sólo once (más uno perdido), no catorce, a menos que los magos no cuenten como los demás. Pero ahora, por favor, sigue con la historia. — Beorn trató de disimularlo, pero en verdad la historia había empezado a interesarle, pues en otros tiempos había conocido esa parte de las montañas que Gandalf describía ahora. Movió la cabeza y gruñó cuando oyó hablar de la reaparición del hobbit, de cómo tuvieron que gatear por el sendero de piedra y del círculo de lobos entre los árboles. 
Cuando Gandalf contó cómo treparon a los árboles con todos los lobos debajo, Beorn se levantó, dio unas zancadas y murmuró: —¡Ojalá hubiese estado allí! ¡Les  hubiese dado algo más que fuegos artificiales!
—Bien —dijo Gandalf, muy contento al ver que su historia estaba causando buena impresión—, hice todo lo que pude. Allí estábamos, con los lobos volviéndose locos debajo de nosotros, y el bosque empezando a arder por todas partes, cuando bajaron los trasgos de las colinas y nos descubrieron. Daban alaridos de placer y cantaban canciones burlándose de nosotros. Quince pájaros en cinco abetos... 
—¡Cielos! —gruñó Beorn— No me vengáis ahora con que los trasgos no pueden contar. Pueden. Doce no son quince, y ellos lo saben. 
—Y yo también. Estaban además Bifur y Bofur. No me he aventurado a presentarlos antes, pero aquí los tienes. 
Adentro pasaron Bifur y Bofur. —¡Y yo! —gritó el gordo Bombur jadeando detrás, enfadado por haber quedado último. Se negó a esperar cinco minutos, y había venido detrás de los otros dos. 
—Bien, ahora aquí están, los quince; y ya que los trasgos saben contar, imagino que eso es todo lo que había allí arriba en los árboles. Ahora quizá podamos acabar la historia sin más interrupciones. —El señor Bolsón comprendió entonces qué astuto había sido Gandalf. Las interrupciones habían conseguido que Beorn se interesase más en la historia, y esto había impedido que expulsase en seguida a los enanos como mendigos sospechosos. Nunca invitaba gente a su casa, si podía evitarlo. Tenía muy pocos amigos y vivían bastante lejos; y nunca invitaba a más de dos a la vez. ¡Y ahora tenía quince extraños sentados en el porche! 
Cuando el mago concluía su relato, y mientras contaba el rescate de las águilas y de cómo los habían llevado a la Carroca, el sol ya se ocultaba detrás de las Montañas Nubladas y las sombras se alargaban en el jardín de Beorn. 
—Un relato muy bueno —dijo— El mejor que he oído desde hace mucho tiempo. Si todos los pordioseros pudiesen contar uno tan bueno, llegaría a parecerles más amable. Es posible, claro, que lo hayáis inventado todo, pero aun así merecéis una cena por la historia. ¡Vamos a comer algo! 
—¡Sí, por favor! —exclamaron todos juntos— ¡Muchas gracias!  
...

jueves, marzo 15, 2018

Fantastic Beasts 2 - Los Crímenes de Grindelwald

Me ha gustado ver a Hogwarts de vuelta en el trailer de la película .... aunque como muchos verdaderos fans aun me pregunto porqué se ve que los 3 magos se aparecen en Hogwarts cuando supuestamente eso era imposible. Espero ver la explicación.
Por otro lado ver el aula de Transfiguraciones con Dumbledore también me ha gustado, así como saber que veremos nuevas criaturas en el film. Por algo esta película también empieza como "Animales Fantásticos..."
Tengo mucha curiosidad por saber que rol jugará esta mujer de rasgos asiáticos en el film, y ver si en verdad tiene algo que ver con la Nagini de Voldemort como sugieren algunas teorías.
 Por otro lado me parece interesante que se vean a los Thestrals cuando se supone que solo eran vistos por quienes hayan tenido una experiencia cercana a la muerte.
 ... De cualquier modo me parece les quedaron muy bien hechos.
A esperar

miércoles, marzo 14, 2018

Hasta siempre Stephen Hawking (1942 -2018)

¡Qué lamentable pérdida la de esta luminaria! A donde más nos habría su brillante mente si las complicaciones de su enfermedad no nos lo hubiera arrebatado ya. El saber ha tenido un antes y después gracias a él también, como felizmente pasa de tanto en tanto. Ahora queda ver a donde llevan las semillas que plantó. Ese deseo de difundir la ciencia y ponerla al entendimiento de la gente común es una de las cosas que más me gustaron de él. Que mejor que recordarlo viendo Una Breve Historia del Tiempo