martes, marzo 30, 2010

Tiro por la culata

SCARLETT johanssonPor razones fortuitas tuve que ponerme un inyectable al paso, me recibió una amable enfermera jovencita y bonita. El problema fue que cuando ya estaba todo listo para la aplicación aparece una enfemera vieja. Se queda mirando, pésimo me pareció, y le dice
- Fulanita, ve a la oficina del doctor Tal y ve si ya están los papeles que espero, urgente.
- Le aplico el intramuscular al joven y voy.
- No, yo me encargo, ve ahora más bien, ya por favor, ve de una vez.
Así que la señorita me dejó con la vieja esa.
- Bájese el pantalón por favor.
Todo el mundo al que le han puesto un intramuscular sabe que la zona de aplicación es en el cuadrante superior externo de la nalga. Así que salvo que sean exhibicionistas no hay necesidad de hacer striptease y eso. Yo bajé lo que me pareció suficiente, ni modo que iba a dejar que la vieja se gane pues ya le había visto la cara, conocidas son las viejas así. Pero sin más ni más forcejeó con el pantalón y quedó por los muslos de un tirón. Volteé de inmediato irritado pero adivinando mis intenciones se adelantó.
- Así se hace mejor la asepsia.
¡Ni que me fuera a hacer asepsia del otro lado también iba a decir. Pero opté por callar y ver hasta donde llegaba la vieja ésa. Para su "asepsia" me lo agarró como si fuera a pelar una naranja. ¡Hábrase visto! "Mientras no haga una salvajada me aguanto para ver qué hace" pensaba yo, craneando que iba a hacer después. Tras aplicarme la inyección con el "masaje" de la zona respectivo salí. Justo me crucé con la enfermera jovencita que regresaba corriendo y acalorada. A mi espalda escuché que le decía a la vieja.
- Licenciada, me acordé que a esta hora ya está cerrado.
Y más adelante me crucé con el jefe de la vieja al que por suerte había conocido por casualidad tiempo atrás con motivo de un paseo. ¡Pequeño es el mundo! ... Y le conté todo para que la fastidien. ¡Le agüé la fiesta a la vieja! ¡jajaja!

14 comentarios:

  1. ¡Ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja! ¡Qué fuerte! Vieja verde... XD

    Sí, me acuerdo cuando una vez vinieron a ponernos vacunas al colegio. Vinieron de sorpresa y lo que más temía era que nos dijeran que les enseñaramos el culo o algo así. Estuve preocupada todo el rato por lo mismo pero, no... Por suerte sólo fue lo que tú dijiste que debía de haber sido, en tu caso XD.

    Me hiciste recordar a un programa que hay ahora por aquí. No lo sigo pero, un día, lo pillé y me puse a mirar. Se llama Perdidos en la tribu y es de unos que tienen que convivir con una tribu africana, acatar sus costumbres... ¡Ja,ja! Cada familia estaba en una tribu diferente y a unos, días antes, padre e hijo, les avisaban de que tenían que ponerse un taparrabos XD El padre decía:

    - Yo no pienso ir por ahí con el culo al aire...

    Pero, al final, se tuvieron que aguantar ¡Ja,ja,ja! Tanguita y por delante... ¡Ja,ja,ja! Prácticamente se les veía todo XD Lo peor es cuando se tuvieron que presentar delante de otras occidentales XD.

    A otros les decían:

    - Como ha hecho nuestro saltador y campeón, es tradición que en el día no sé qué, saltéis vosotros desnudos...

    Luego salía uno de los afectados hablando:

    - No, no creo que me hagan salir ahí en pelotas delante de nadie... Yo soy occidental...

    XD ¡Qué lástima que eso quedara para el otro capítulo! No dudo de que hubiera sido muy divertido. Tb hacían unas fiestas muy raras, les hacían a uno que otro comer algo asqueroso... XD

    Saluditos.

    ResponderEliminar
  2. jajaja
    me suena a algo tipo "Survivor", un programa que pasan acá, creo es australiano pues en el logo sale un canguro.

    ResponderEliminar
  3. ajajjajaja
    pobre Dino le apretaron la nalga y para colmo fue una vieja fea

    bien que si hubiera sido la otra enfermera con gusto y tu mismo te bajabas el lonpa hasta los tobillos xDDD (no te culpo)

    salud!

    ResponderEliminar
  4. mmmmm igualito se gano la tia jejejejej
    las cosas que te pasan Dino
    besitos!

    ResponderEliminar
  5. ¿una vieja ganandose con tus posaderas?... hombre, que tal suerte para tener jale. De todas maneras me iría con el consuelo de que la primera enfermera luchó hasta el final por verte las posaderas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Con la otra enfermera ... puede que quien sabe... pero con la vieja fea ésa no pues!! ¡nica!
    ¿Suerte? pero si fue la vieja fea ésa quien se ganó. Aunque sí, por un pelo me hubiera librado de la tía.

    ResponderEliminar
  7. Scarllet Johansson es lo maximo, su actitud en la foto está un poco ñoña pero es lo mácsimo. La adoro, es la verdad

    ResponderEliminar
  8. Cosa del personaje.

    Sin duda Scarlett así se disfrace no pasa desapercibida. Y sin ropa igual, recuerdo un calendario....

    ResponderEliminar
  9. Pensar que yo siempre me confío de las señoras y no de las señoritas (ya varias me han dejado moretones) cuando me voy al lavoratorio para que me hagan mis pruebas de rutina, me parece que las "viejas" tienen más práctica ;_; pero resulta que esta última vez, hace pocos días me tocó un tipo con cara de cachaco, que me dio miedo T_T... pero ni sentí los pinchazos! =D

    ResponderEliminar
  10. Cuando voy al laboratorio prefiero las jovencitas y bonitas, encuentran más fácil mis venas, con las viejas y feas nada, se esconden profundo, una vez me mandaron de regreso pues se les hacían un mundo encontrarlas y había una cola de donantes de sangre.

    ResponderEliminar
  11. Cómo decía Ian McDiamid en aquel memorable episodio de Inspector Morse: "¿Por qué los policías siempre vienen en pares como malos comediantes ?"
    La verdad es que al igual que los policías y los malos comediantes, las enfermeras también vienen en pares, a saber, una buena y una mala.
    Tiempo atrás, la muerte intentó sacarme a bailar pero sólo logró mandarme de vacaciones al hospital por dos calurosas semanas de verano que resultaron ser tal vez las peores de mi vida; comenzando con un diagnóstico "al ojo" de mi masa corporal (intuyo que el médico trató de adivinar mi peso para evitar tener que bajarme de la cama en ese estado) que fue estimda en 80 kilos (al salir me pesaron y la báscula indicó ¡58!). Como resultado de esta impresición, me recetaron una medicación exagerada que me mantuvo drogado y oliendo a antibióticos hasta meses después del alta (tenía pesadillas delirantes cuando podía dormir... ).
    En fin, la peor parte es que la inyección supuestamente intravenosa del suero y todo este cóctel narcótico me lo inyectó la enfermera mala y por culpa de su mala puntería terminó siendo intramuscular (tal vez eso disminuyó el efecto de la dosis excesiva pero me causó un dolor insoportable en el brazo) hasta que, a la semana siguiente, la enfermera buena joven y amable advirtió el error y me clavó correctamente la aguja ...
    Tuve "suerte" (palabra de significado relativo cuando se está en el hospital) que fue la segunda lquien me bañó y afeitó "aquella" zona antes de la operación.

    ResponderEliminar
  12. O_o


    ¡oooooooooh! ¡eso sí que duele!

    ResponderEliminar

¡Comenta ya!
Send your Owler or Howler!

***
Si no quieres responder con tu cuenta google o wordpress o etc, puedes escoger poner tu nombre con la opción Nombre/URL.