jueves, abril 29, 2010

Phygochelidon cyanoleuca Alias "Santa Rosita"

Este verano redescubrí un ave que no veía en años. Cuando era chico veía alguna santarosita madre solitaria improvisando un nido en algún hueco de un lamparín abandonado. Grande fue mi sopresa al descubrir muy temprano una bandada partida en dos bloques de unos 120 individuos en total, o quizás un poco más. Sobrevolando sobre la grama cual rayador sobre el mar. Increible, no las veía en años pues se habían mudado a una planicie cuadras abajo y donde vivo hay mucho árbol para el gusto de ellas. Me gustó la sorpresa. Verlas volar a tu alrededor es genial. Premio para los madrugadores pues a ellas no les gusta salir cuando el sol ya quema.
Esto lo escribí el año pasado, no sé que fue que no lo publiqué en su tiempo.

7 comentarios:

  1. Interesante observación! Por lo que dices no debe ser una especie muy abundante, no?

    No conocía a estos parientes de golondrina común (Hirundo rustica). por cierto, por tu tierra hay ejemplares de esta especie?

    Y sigue así, así cuando vaya a Perú tendré un guía ornitológico personalizado! XXXD

    ResponderEliminar
  2. toda una super investigación...

    ResponderEliminar
  3. Lo que pasa es que es una especie algo escurridiza, a veces se la ve revoloteando entre edificios y hasta en una avenida la he visto, pero más donde hay árboles espaciados en el campo abierto de un parque o hasta alguna alameda.
    Según mi guía de Aves de Lima sé que las Hirundo están por acá pero honestamente no me he cruzado con ellas. De repente prefieren la tranquilidad del interior del país y no el caos de esta metrópoli, donde parece acomodarse mejor esta citadina especie. Aunque no sea ornitólogo te puedo mostrar a la mayoría de aves de la ciudad pues creo conocer los hábitos de la mayoría.

    ¿Super investigación? ¡para nada! sólo que decidí ir a cierto sitio cercano a mi casa a trote en lugar de ir en bus así que en el camino, a pocas cuadras de mi casa y en paralelo a la avenida, me gané con todo el espectáculo de este grupo enorme que estaba en plan de comer.

    ResponderEliminar
  4. A quien madruga Dios le ayuda, como dice el refrán :)

    Son sólo de Perú, ¿no?

    Ya conté que en el pueblo de mis abuelitos paternos, desde la casa de mi tía, se veían golondrinas nada más levantarte, en la casa de enfrente, en la parte baja del tejado, con sus niditos. Tb la cigüeña te saludaba desde lo alto del campanario a veces. Entonces, me gustaba ir al pueblo... tan antiguo como era... era como mágico y me podía crear mis pequeñas aventuras. Aunque cada día siempre se puede encontrar una nueva aventura. Todos suelen ser parecidos pero, ¿quién no te dice que un día...? ES la emoción de no saber totalmente del todo lo que te puede pasar. Aunque sinceramente, yo muchas veces preferiría no despertar. Me gusta más colarme por el mundo de los sueños... Ahí es todo como más mágico... Aquí me despierto y no me gustan muchas cosas, aunque bueno, el cariño de mis papis pues sí y aunque a veces, me parezcan unos pesados, intento valorarlo. No siempre es fácil... Yo creo que el amor de los padres es el más verdadero e inmenso que pueda haber, salvo extrañas ocasiones.

    Un saludito.

    Un saludito.

    ResponderEliminar
  5. No estoy seguro, tendría que googlear pero creo que en Chile ha de haber también.

    Bonitos los sitios antiguos!

    ResponderEliminar
  6. Estas avecillas Santa Rositas las veía hace 50 años revoloteando en los árboles de la Plazuela San José de Jesús Maria, distrito de Lima, y hacer sus nidos en las tejas de las casas frente a la Plazuela. Frente a la Plazuela está la hermosa iglesia San José.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda un bonito escenario. ¡Qué buen recuerdo!

      Eliminar

¡Comenta ya!
Send your Owler or Howler!

***
Si no quieres responder con tu cuenta google o wordpress o etc, puedes escoger poner tu nombre con la opción Nombre/URL.