lunes, mayo 28, 2012

En el Castillo Viejo aún hay Dríada(s)


John Williams – A Window to the Past
 A veces es bueno regresar a los sitios donde pasamos momentos maravillosos.
Sin casi darme cuenta ya habían pasado algunos años desde la última vez que cruzara el Abismo de Uarg para poner los pies en las escalinatas que dan acceso a El Castillo Viejo. Una vez adentro las cosas no parecían haber cambiado demasiado, diferentes caras pero los mismos pasillos, las mismas arquerías, las mismas gárgolas, las cariátides gordas siguen con el mismo tocado .... en fin, los mismos ires y venires.
Aunque siempre me gusta divisar al Argonath lo que más me llamaba era volver e internarme en El Bosque donde me gustaba perderme a leer o pasar el tiempo en mis años de estudiante en el castillo. No perdí tiempo y me interné ahí. Al poco rato divisé al Viejo Hombre Sauce que cada vez está más arbóreo ... si se puede decir eso aún! Más hacia el sudeste del bosque vi que hay un Mallorn joven, eso me alegró, me gustó ese brillo entre glauco y dorado al sol. Andando más al norte decidí ver si aún andaba por ahí el viejo Leo que solía acechar a los estudiantes ingenuos que se escondían en El Bosque para comer y les saltaba encima  con sus zarpas luego de idiotizarlos. Lo que me sorprendió gratamente fue ver que su familia había crecido y sobre todo ver que su descendencia había aprendido la misma táctica de emboscada y caza de Leo. Verles repetir el esquema que había visto yo mismo años atrás con el viejo Leo fue realmente curioso. Me llamó la atención que toda la joven progenie de Leo había salido con los ojos de dos colores, verde y celeste. Curioso en verdad ver tanto ojo así aunque se trate de habitantes del Bosque del Castillo Viejo.
Tras recorrer al vuelo la Ciudad del Lago en lo profundo del Lago del Batracio vi que felizmente todo florecía muy bien con el tiempo en el sub acuático. Sin embargo el recorrido se ensombreció cuando llegué al antiguo corredor secreto que terminaba en el acceso escondido con el que accedía al Cuarto de los Requerimientos.  El acceso estaba destruido y al ingresar al Cuarto vi que ya no era más lo que fuera alguna vez. El Bosque comerá todo eventualmente supongo. Me dio mucha pena.
Pensaba en esto cuando de pronto volví a tener la sensación de ser vigilado. Miré a todos lados y en dirección a la Gran Araucaria se formó el remolino dorado y rojizo. Y de pronto sentí todo como en un flashback a mi época estudiantil. Pero esta vez parece que no quería dejar pie a duda y el remolino de pronto paró frente a mi y se transformó en una lanza suspendida en el aire a la altura de la copa de la araucaria. La lanza brillante al sol salio disparada de frente hacia mi pero a medio camino en el aire se trastocó en un espiral tubular que siguió avanzando hacia mi. Fue realmente magnífico ver que de pronto las hojas giraban en espiral alrededor mio, hace tantos años que no me pasaba. Era como si el bosque dijera "¡Hey! ¡él ha regresado a visitarnos!" Me encantó. Hasta que de pronto unos pasos en la hojarasca indicaban que alguien venía y la columna de hojas se desvaneció en el segundo previo al que una pareja juguetona pasara por ahí. Y todo volvió a la normalidad mientras los árboles alrededor movían sutilmente sus ramas.
Pude ver que la Ramada de los Ents en el extremo norte del Bosque había sido desbloqueada, un tiempo estuvo vetado el acceso. Supongo que los Guardianes de los Árboles arreglaron lo que sea haya pasado por ahí.
Cuánto disfruté volver a pisar los terrenos del Castillo y sentir esa magia. Para rematar la velada se me ocurrió volver a tomar luego de tantos años a la Carcacha Ambulante alias El Autobús Noctámbulo, el sistema de transporte al Castillo Viejo más viejo y sui generis de la ciudad. No pude cerrarlo de otra manera ¡jajaja!

9 comentarios:

  1. Yo también me vi envuelta en algo así, hace como un par de meses. Era extraño... notaba como una leve esencia de cambio, a la vez que todo lo reconocía.

    También me escapaba al bosque, porque algunos extraños pájaros se paseaban por las bibliotecas, alborotando. A algunos les molestaban e intentaban echarlos a escobazos; muchos los ignoraban. Eran cabezones. También había un lago, en el bosque... Me gustaba rozar la planta del pie descalzo con la hierba; no sé si lo habrás/han probado pero, es muy relajante. Un día también me atacaron unos bichos extraños: creo que buscaban comida y como no tenía... Por suerte, no comían carne humana.

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, está muy chulo el cuadro del árbol. El gato también mola.

    ResponderEliminar
  3. Hmmm me gusta andar descalzo.

    Esos felinos con ojos de dos colores son la última novedad que encontré al volver a visitar mi Alma Mater.

    ResponderEliminar
  4. Yo... según qué circunstancias :P Pero, según que casos, a veces puede ser peligroso. Experiencias propias.

    En casa, tendía a ir con zapatos de calle pero, como me corrigen... Más tarde leí que una de las costumbres de los españoles era estar con zapatos en casa ¡Je,je! En mi entorno no he visto casos pero, me vi reflejada ¡Je,je! Lo que dicen que tenían la costumbre de ir enseñando a su huésped todos los habitáculos de la casa: - Esto es la cocina, esto la sala... esto la galería...- es verdad, porque yo lo he visto y vivido... Pero, creo que esa costumbre se ha perdido bastante, quizás si se conserva, sería en alguna generación más vieja. Yo ya paso de hacerlo... :P

    Salutacions de nou :)

    ResponderEliminar
  5. Es cierto, acá la gente siempre usa calzado en casa. Creo sólo los japoneses acostumbran no usar zapatos en casa.

    ResponderEliminar
  6. :) Serás un poco japonés :P No sabía lo de los japoneses ¿no usan zapatillas ni siquiera? En mi entorno, es lo más común, no sé en otras casas españolas. Sólo reitero que me llamó la atención, porque me vi completamente reflejada ¡Je,je! Yo me pondría los zapatos de calle :P Ya me llamaron anteriormente la atención por ello... Y eso de acostarse tarde también, de ver por ejemplo, programas tontos..., etc, etc. ¡Je,je! Un horario, un poco desastroso, el nuestro, de acostarse tarde, etc. pero, quién nos quita la costumbre ya :P Dicen que es diferente al resto de Europa. Es un desastre, pero, eso... :P Vi un vídeo interesante por ahí, una vez. A veces tengo la sensación que en los latinoamericanos debe de ser parecido o sino, vienen aquí y se contagian ¡Je,je,je! Saludos :)

    ResponderEliminar
  7. xD

    No, según he visto en Japón a lo máximo se quedan en medias. Por eso cuando vienen acá les choca que la gente use zapatos de calle dentro de las casas.

    Y acá también la gente suele quedarse despierta hasta tarde viendo programas tontos. ¡jajaja!

    ResponderEliminar
  8. xD Patrón sobre todo de los jóvenes, creo yo :P Al menos, yo he observado varios patrones que parecen bastante comunes o sino, al menos en una cantidad considerable de personas jóvenes, se repite: acostarse tarde, incluso sin tener por qué ser fines de semana, desorden... desorganización... Claro que dependerá de la persona pero, esas cosas, en población joven, me ha parecido observarlas bastante, no sé si serán imaginaciones mías... al menos por aquí. Otras generaciones suelen ser más disciplinadas, por decirlo así ¡Je,je!

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. "¡Más joven más juerga!" parece ser la lógica del fin de semana acá.

    ResponderEliminar

¡Comenta ya!
Send your Owler or Howler!

***
Si no quieres responder con tu cuenta google o wordpress o etc, puedes escoger poner tu nombre con la opción Nombre/URL.