domingo, agosto 31, 2014

Stephanoaetus mahery y el ave Roc

Estaba viendo la maravillosa pieza de arte finamente detallado de Velizar Simeonovski para Extinct Madagascar: Picturing the Island's Past (Steven M Goodman, William L Jungers. University Of Chicago Press. 2014. 296 páginas) en que un águila coronada malgache (Stephanoaetus mahery) ataca a un lemur perezoso subadulto (Palaeopropithecus ingens) clavándole los talones por las escápulas. ¡Qué belleza de ilustración! Esta escena del Holoceno temprano debió ser vista por exploradores antiguos y seguro entre otras debe haber inspirado una de las leyendas más populares de la antigüedad.
El Ave Roc es una de las criaturas míticas que más me gustó conocer en mi niñez a través de los relatos de Las Mil y Una Noches. Y también resulta tan intrigante como navegadores de tiempos más recientes hicieran recuentos mencionando aves con caracteres similares. Seguramente la visión de estas águilas grandes o los chismes deformados conllevarían a la creación del mito. El mismo que sería recreado por artistas como Edward Julius Detmold en su 'The Rukh which fed its young on elephants' (El Roc que alimentaba a sus crías con elefantes), una ilustración del Segundo Viaje de Simbad el Marino de Las Mil y Una Noches (Hodder & Stoughton, 1924)
Sería increíble ver un pichón así de grande como el plasmado por Gustave Doré para ilustrar el quinto viaje de Simbad el Marino en la edición francesa de Las Mil y Una Noches ("Les Mille et une nuits", par Galland - Paris, 1865). Una lástima que de haber llegado en verdad a existir una criatura así igual nuestra especie se la hubiera ingeniado de desaparecerla del orbe antes de haberla llegado a entender.

4 comentarios:

  1. Qué bonita entrada, Dinorider y no lo digo por decir. Me gusta que compartas algo que hiciste en tu niñez, aunque sea de forma muy escueta, da cercanía al lector :) Por mi parte, te digo que yo también estuve leyendo el libro de Las mil y una noches y digo que estuve porque no lo terminé, no fui capaz. No sé si tendría poco más de 20 años. Como mucho 24. Aún ronda por mi casa. Su localización, a diferencia de lo que me pasa con otros libros, es fácil. :)

    Y también bonita ilustración, coincido. :) Estaba pensando en que sería capaz de colgarla en mi habitación y que, incluso, podría ser relajante, por los colores usados... y su juego... pero al tener en cuenta que están en la escena impresos los minutos antes de una muerte... Puede ser relajante, sí, pero para mí, no por el contenido. PRECIOSO CUADRO. :)

    ¡Jolín! Pues si el roc ése alimentaba a sus hijos con elefantes ¡sí que tenía que tener fuerza! ;) :)

    Un saludito :) Bona nit :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ese libro era uno de mis favoritos de chico.

      Precioso cuadro sin duda, por eso quise compartirlo.

      Eliminar
  2. Vaya, no queda más que felicitarte por tu trabajo y por compartir tanto en tu blog.

    Saludos

    pd: He visitado, pero no he comentado todo lo que quería, 'tamos con bastante tarea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias.


      Sï, me imagino, siempre hay mucho que hacer.

      Eliminar

¡Comenta ya!
Send your Owler or Howler!

***
Si no quieres responder con tu cuenta google o wordpress o etc, puedes escoger poner tu nombre con la opción Nombre/URL.