domingo, febrero 25, 2018

100 años del Museo de Historia Natural MUSM

Probablemente una de mis memorias más antiguas de infancia del museo sean los 3 peces espadas del museo, uno de los cuales está ahora allá arriba ....
Como vuela el tiempo, ahora otros son los ojos infantiles ....
El Museo de Historia Natural Javier Prado de la UNMSM (o MUSM) está celebrando su primer centenario y como es usual cada año en febrero lo hace abriendo sus puertas al público en general para que pueda ver sus colecciones normalmente solo vistas por investigadores. Me gustó ver el interés en el público en general que hacía largas colas para entrar al museo. Creo que ver sobretodo las caras contentas y escuchar las palabras de expectativas de los niños sobretodo son algo gratificante para quien desea que el conocimiento científico se difunda.

Los niños los más interesados
Aunque llevo visitando el museo en este día ya buena cantidad de años y a veces pensaría que voy a saber que es lo que me van a decir de tal o cual animal o ser lo cierto es que nunca falta la novedad. Y sobretodo que me gusta ver cuando los niños abren sus ojos como platos ante algo que escuchan sobre un bicho al que pueden hasta tocar. Me pareció curioso que los caracoles gigantes y sobretodo los parásitos tuvieran tantos fans ese día, la cola para ver a estos era interminable .... quizá hasta algún caimán gigante sentiría algo de celos ¡jajaja!
ok, no .... Purussaurus siempre tiene su séquito dentro del sector paleontológico que es probablemente mi favorito .... 
Al margen de los conocidos como el peresozo de las alturas o Brachydelphis me gustó ver al pez espada que tenía sus "espadas", valga la redundancia, en cada maxila y no solo en la parte superior como los de ahora.
Por otro lado, me pareció bonito el gesto de dedicar parte del evento al árbol de la quina, que ni porque hasta está en el escudo nacional de nuestro Perú deja de estar en peligro de desaparecer. Una pena, sabiendo todo lo que ese árbol hizo por la salud de tanta gente a lo largo de los siglos.
Muy bueno fue dedicar la parte a las aplicaciones prácticas de las plantas, sobretodo en este país de tantos gustos y sabores donde justamente los vegetales de esta tierra apuntaron a darle gustos exquisitos desde tiempos inmemoriales como relatan los huacos precolombinos.
Esa interacción de la gente con las piezas vivas y los herbarios del museo me gustó, reconocer plantas comunes y ver sus aplicaciones prácticas no solo en cocina sino en salud y otras cuestiones del día a día me pareció una buena forma de acercarse a la gente.
La idea de un museo vivo y no solo como relicario me gusta ...
Les espera el Zifio el próximo año
Y las sorpresas en curso también

2 comentarios:

  1. Interesante, Dino

    Supongo que te invadió como una especie de nostalgia como me pasaría a mí y me puede pasar en otras situaciones.

    El árbol de la quina? Para qué serviría exactamente?

    Saluditos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La corteza de ese árbol ha sido usada para la fiebre, el dolor y contra la malaria. De ahí salió la quinina.

      Eliminar

¡Comenta ya!
Send your Owler or Howler!

***
Si no quieres responder con tu cuenta google o wordpress o etc, puedes escoger poner tu nombre con la opción Nombre/URL.